Magazine del colectivo Quimera

Mandafuego

In Uncategorized on abril 19, 2010 at 11:49 AM

Luego del primer canto y del sermón y del segundo canto, a la hora de cantar otra vez, el grupo tocó tan bien, entonó la invocación con tal fervor y fe y sentimiento, que los veinte o veinticinco de todas las semanas empezaron tras de pocos minutos a tambalearse y caerse y hablar en lenguas, pero cuando ya estaban en el suelo, de pronto, también cayeron otros diez o doce. Y luego otros tantos. Y luego cuatro desde el entrepiso, espectaculares. Y luego cuarenta de un solo golpe. Y luego el pastor, que hasta entonces no creía. Y luego los del grupo, sin dejar de cantar, dieron todos en el suelo, y se quebraron las guitarras bajo los cuerpos pero ya no lo supieron, y luego hasta la señora Herlinda, que chillaba de miedo cuando los caídos se convulsionaban y se agarraban a sus piernas, chilló otra vez pero de gusto porque de la boca le salían el arameo y el judío y saliva y la lengua pero también quién sabe cuántos otros idiomas extra, todos juntos, y tanta era su alegría y su paz que levantaba las dos piernas hasta arriba y luego daba en el piso de cemento, y también con las manos y con la cabeza, y no había pasado nada de tiempo y ya se le estaba olvidando su nombre y dónde acababan su cuerpo y su ropa y dónde empezaba el mundo, y qué lejos está Dios, y dijo AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA y todos en el templo decían AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA y ya no se enteraron pero oh, maravilla, porque mientras el templo se llenaba con sus voces cada vez más jubilosas y ellos más se entregaban y lo sentían en su alma, en su corazón, en lo profundo de su ser lo sentían, en el taller y la bodega y el hotel y en todos los edificios alrededor la gente oía el AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA y tan hermosa era la fe y la alegría y la energía musical del AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA que también ellos se ponían también a decir AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA y se caían al suelo o por las ventanas o en medio de las calles y se retorcían y se golpeaban sobre los coches y en las banquetas y unos encima de otros y cada vez era más fuerte el AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA y se extendía en todas direcciones y se escuchaba cada vez más fuerte y después de un rato la gente lo podía ver además de oír y desde muy lejos, como una ola de carne palpitante y serena y dulce que hacia AAAAAAAAAAAAAAAAAAA y estaba feliz feliz feliz feliz feliz porque Dios es grande y Dios llega hasta el mundo y hace milagros y de pronto tenían miedo los que veían, pero en cuanto les llegaba la fe, en cuanto les llegaba la palabra, en cuanto les llegaba el testimonio y el AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA todo tremendo y salpicado por ahí de romano o de filisteo o de lo que sea que fuera ya no tenían miedo ni nada y también les llegaba la alegría y se tambaleaban por la alegría y decían AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA y entonces de ese modo crecía la presencia de Dios, el testimonio de Dios, y lo malo era que algunas personas eran menos abiertas que otras, más cerradas, más hechas al mundo y entonces en lugar de decir AAAAAAAAAAAAAAAAAAA como todos los demás decían AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA pero de otro tipo y se echaban a correr y no dejaban de decir AAAAAAAAAAAAAAA y corrían todo lo que era posible y cuando ya no podían se subían en coches o camiones o bicicletas o patinetas o si lo que pasaba era que había demasiada gente adelante tapando la calle se empujaban y se pisoteaban y se trepaban unos en otros, y lo mismo pasaba en donde estuvieran, ya fuera en los túneles o los pasos a desnivel o las terminales de autobuses o los aeropuertos, y sin detenerse y sin dejar de decir su AAAAAAAAAAAAAAAAAAA que no era como el otro AAAAAAAAAAAAAAAA se echaban unos sobre otros y se mataban y se arrancaban las orejas y los ojos y dejaban cuerpos aplastados en pistas y andenes y banquetas y corrían y conducían y volaban locamente, y luego de tanto horror como habían sentido por el AAAAAAAAAAAAAAA que no era de ellos sino de los demás que se quedaban en tierra, avanzando y diciendo AAAAAAAAAAAAAAAAA y felices porque hablaban japonés y ruso y BASIC y esperanto y todo y el mundo entero los podría escuchar dar fe de la alegría de Dios y de la gloria de Dios y de la palabra de Dios y de la presencia de Dios, de tanto horror que sentían los que escapaban, digo, no se les olvidaba nada de lo que dejaban atrás pero ya lejos sentían alivio, sentían contento, paraban de sufrir y daban gracias y hasta empezaban a cantar y a gritar AAAAAAAAAAAAAAAAA y sobre un mapa se podían trazar sus rutas, regueros de chispas como avanzada de la explosión, rayos de una misma rueda grande grandísima, oh, qué grande, qué grande es el Señor, haces de luz abriéndose cual flores, una sola flor de la paz y la felicidad…

Anuncios
  1. […] Mandafuego (cuento) […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: