Magazine del colectivo Quimera

Licantropía inversa

In Uncategorized on marzo 4, 2010 at 9:56 AM

Click en la imagen para leer

En esta ciudad se miente sistemáticamente. No traigo cambio señora. El licenciado está en una reunión. Te amo, chiquita. Esta ciudad puede ser cualquier ciudad y yo, puedo ser como cualquier otro idiota que se cree que sabe escribir bien.  No entiendo de carros y mis habilidades culinarias se limitan a preparar uno o dos platillos que no incluyen queso y tortillas de harina. Me siento cómodo en, como diría mi padre, mis “fachas” y con, citando nuevamente a mi queridísimo progenitor, mi “greñero.” También estoy bastante cómodo fumando en sitios prohibidos, cantando a todo volumen en el auto y en el nivel 4 de la elíptica en el gimnasio al que asisto no tan regularmente. La verdad, también estoy cómodo en esta mentirosa, cruel y bien amada ciudad.

¿Soy yo o cada día parece que regresamos más a una naturaleza animal? Es cierto que uno no puede negar la cruz de la parroquia ni tampoco puede llegar un cualquiera como yo a contradecir al grandísimo Darwin que asegura que no somos más que simios que aprendieron a andar erguidos, entre otras cosas.

Pienso que, hoy por hoy, somos hombres y mujeres que hemos sido víctimas de nuestra propia naturaleza. No somos de ninguna manera producto terminado y de hecho, estamos tan más incompletos que un turista mundial en una ludoteca. Somos, en mi humilde sentir, hombres y mujeres que aspiran a ser, en secreto o abiertamente, humanos.

Mi columna “Licantropía inversa” no pretende ser un tratado humanista. Únicamente parto del supuesto que, teniendo 25 años de experiencia en los andares post-evolutivos,  puedo dar un punto de vista. Tampoco será el diario del bestia quien escribe, ni sus aventuras en una jungla nutrida de otras especies que buscan un poco de acercamiento o contacto personal. La “licantropía inversa” tratará de escudriñar ese ser que somos. Tratará, con ensayos, relatos, cuentos y poemas de renovar el carnet de identidad del humano que se esconde y se hunde. Es una columna que quiere generar, de cierta manera, conciencia: La única facultad que nos distingue en el reino animal.

Una enfermedad que invertida podría resultar ser hasta saludable. Espero que, en alguna noche de luna llena, los lobos aullando se puedan morir de risa.

Anuncios
  1. […] Su primer columna en Licantropía Inversa […]

  2. […] joven pero con un carisma impresionante. Publica en Pop Zoo como columnista en su participación Licantropía Inversa ▶ Ninguna respuesta /* 0) { jQuery('#comments').show('', change_location()); […]

  3. Enhorabuena, RAIN MAN!!!

  4. los lobos ya se están riendo, mi chingón

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: