Magazine del colectivo Quimera

Cuaderno Verde

In Uncategorized on febrero 1, 2010 at 8:14 AM

by Black Jack

Casa: Cada noche, al acostarme, barnizo mi rostro de bondad, poso para el instante eterno. Mi rostro es un óvalo de luz en el que aflora una sonrisa de santo o de maníaco. Pero, ¿verdaderamente hay malicia en mí? Soy un pétalo que flota en el estiércol de la nada. Y cada noche ensayo la muerte y el renacimiento. Soy mi propio dios y me bendigo o me aterrorizo según el capricho del momento. Admonitor o compasivo. Tantas veces me aburro de mí mismo y me vuelvo de lado, tratando de ignorarme, de dejarme atrás.

Los seres humanos están hechos de memoria y sueños, el presente es un espacio ciego. Pero yo no tengo recuerdos ni fantasías, y por eso estoy condenado, por eso soy inhumano. He aquí que uso este cuaderno verde.

No señor, no hay alquimia que anime un homúnculo de hormigón. Azimut solar 175º, una suave tormenta agita mis neuronas.

El café es demasiado negro, no puedo mirarlo sin deshacerme en él como un terrón.

Me gusta el verde, el verde es un molde donde troquelamos nuestra silueta cotidiana. Es el más falso de los colores. El insomnio es mi celador, el presente aumenta durante la noche. Pero qué digo, No, no. Se me ciñe como una segunda piel. Tanto tiempo hace que no me rozan las tupidas alas de Morfeo, ¡ni tan siquiera eso! No puedo con las frases largas. Las palabras se desprenden con vértigo hacia el pasado. El presente se desmantela con furia para continuar siendo igual a sí mismo.

Trabajo: Anotaciones sobre mi ayudante Hervert. Hervert llega tres minutos tarde al laboratorio, a veces cuatro. Debo mantener mi bata incólume. Tengo los ojos dilatados. Experimentos de conducta en roedores: El ratón alfa consigue salir del laberinto después de un millar de descargas. Buen chico, buen chico.

Vecinos: El señor Everet orina después de la medianoche. A veces no comprendo el espacio. Desde luego nunca he comprendido el tiempo.

Trabajo: Hervert tiene un pelo que le asoma por la nariz. No debería comer esos pastelillos búlgaros, pero son demasiado deliciosos. Hervert, Hervert, vivimos en universos intangibles. No hay nada más higiénico que el presente.

Casa: Mi cama es demasiado grande, me hace parecer un peluche. Presión atmosférica 10.8. El amanecer es un hervidero de trinos. Los sonidos enmadejan el aire, cuidarse de respirar demasiado hondo. Inspiración, expiración, inspiración, expiración. Me pregunto si el deseo será una emoción. Puedo ver las pisadas del señor Everet en el techo como pequeñas esferas rosicler, el somier cruje demasiado. Lo que es, es lo que es. Lo que no es, me importa un pepino. Ensayo una risa cadavérica. El músculo depresor de la ceja tiene su origen en la porción nasal del hueso frontal, división orbitaria del músculo orbicular de  los ojos. Doscientos gramos de jamón en dulce, un paquete de Bimbo, galletas, café, una cajetilla de fósforos. Soy un cuerpo. El señor Everet flota sobre mí.

Laboratorio: El ratón beta no consigue encontrar la salida, así sea que lo cueza. Los ojos del ratón alfa ojos son dos pocillos de café, no puedo mirarlo mientras lo sacrifico. Experimento de transferencia de conducta a nivel celular. Hervert deja migas junto a las probetas. Hervert es un desastre, siempre tan feliz. Hervert es humano, tiene recuerdos, proyectos, siempre está embobado.

Casa: Los relojes son ancianos que dan bastonazos en el cráneo de la noche.

Paseo: Voy a la montaña, escapo a la playa, visito ciudades, todo es inútil, soy un caracol atrapado en un caparazón ciego, y ni siquiera me gusta la lechuga. Benditos sean los que tienen la capacidad de llorar. Paseo: Una vez entré en una iglesia y fue como si entrara en mí mismo: arde la cera inclemente en mi fuero interno, la noche es una bóveda inmensa.

Laboratorio: El músculo orbicular de la boca tiene su origen en  la porción marginal y la porción labial: lateral al ángulo de la boca. Hervert inyecta células del ratón alfa en el cerebro del ratón beta. El ratón beta, ahora, encuentra la salida. La conducta es un asunto molecular.  Pero ya no es exactamente el ratón beta. Ahora es beta-alfa. Asimismo el hombre es un poco ternera, un poco ave, un poco pez. Hervert da grandes manotazos de alegría, y este cuaderno verde tiene anillas metálicas.

Almuerzo: Me doy cuenta de que todos los sándwiches son iguales. Varios: Salida del sol: 06:30. Un bolígrafo es una arteria abierta. Caminar es una disciplina ambigua, los Egipcios conocían esta particularidad.

Laboratorio: Inyecto un veneno a traición en el cuello del Hervert, su amplio cuello sonrosado. Hervert tiene ojos verdes, puedo mirarlos, su dolor es casi hermoso. Sus poderosos brazos barren la mesa del laboratorio. El cristal es el más egocéntrico de los materiales. Guardo los ojos de Hervert en un bote con disolución acuosa al 40%. Temperatura ambiente 22º centígrados.

Hogar: Dinamitar el piso del señor Everet, por suerte para él no hay mayor amenaza que este cuaderno verde. ¿Por qué respeto a ese hombre? No, no, quiero ser algo más que una cáscara de pistacho. Recuerdos apócrifos: Ocrán-Sanabú, es un retazo del pasado que orbita sobre mí. Entonces soy algo mentiroso. En efecto, en efecto, una nimiedad. También hay mapas, líneas discontinuas, olores: papel apolillado. Soy un tormento de mármol.

Varios: Pastelillo de hojaldre a las 18:45. La lluvia es un lápiz que me dibuja.

Laboratorio: Inyecto células de Hervert, de mi buen ayudante Hervert, ahora en otro plano existencia, inyecto, digo, sus células en mi cerebro. ¿Seré también un poco Hervert?

Hogar: Odio al señor Everet. Le grito por el patio de luces. Ojalá le estalle la próstata después de medianoche.

Falsos testimonios: Y es que los seres humanos están hechos de memoria y sueños. Por ese motivo hoy he nacido en una cuna. Floto en una luz blanca. Quiero arrojar un muñeco por encima del barandal. Estoy entusiasmado con esta proeza. Temperatura ambiente 19º. El sol ha de salir a las 06:35. Yo me adormezco con el canturreo épico de los pájaros. Soñaré que un rey me toca la frente con un cetro de oro: me conceden el premio Nobel de medicina.

Anuncios
  1. […] Cuaderno Verde (cuento) […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: